martes , junio 15 2021
Inicio / BLOG / Las psicosis y la dirección de la cura

Las psicosis y la dirección de la cura

Pilar Ordoñez, en su clase: “Las psicosis y la dirección de la cura”, comparte sus inquietudes respecto, ¿Qué pasa en la psicosis con la cuestión de la cura? ¿cómo ubicar lo preliminar?

Lo preliminar en los casos de psicosis, tiene una característica distinta, ya que hay un operador simbólico que no está funcionando (NP). Ese operador en la neurosis, es el que va a hacer un tratamiento preliminar del goce.

Cuando está forcluído este operador, nos encontramos con que el goce aparece en primer plano. El sujeto del goce testimonia de su sufrimiento y no se pregunta, más bien ya tiene formuladas algunas respuestas. Entonces, la cuestión preliminar en la psicosis, nos enfrenta a decidir el lugar que nos compete ubicar para ese sujeto de goce.
Se trata de preparar las condiciones que hagan eficaz una intervención, necesitamos operar preliminarmente una rectificación del otro. Significa encarnar como analistas un otro que no sea el que ya está prescripto en el programa de goce del paciente.

En la clínica con la psicosis se trata de obstaculizar la coincidencia del sujeto con el objeto. Dado que el sujeto encarna el objeto, se intentará disputarle ese lugar en un intento de hacer fracasar la muerte del sujeto.

Entonces en la transferencia en la psicosis, es posible ocupar el lugar de:
1.Secretario
2.Compañero de construcción
3.De semblante de cuerpo afectado (que aparezca algo de lo vivo, que sea una cuestión de sujeto del goce y no de objeto del goce)
1. se trata de un secretario, que según Eric Laurent despacha las cartas, es decir, ayuda a tramitar el goce que es lo que aparece en primer plano, porque no está el operador que hace el tratamiento preliminar del goce (NP).
2 .El compañero de construcción es ese que colabora en construir la lengua de la transferencia, un compañero que acepta el valor singular de las palabras y que las hace entrar en el lazo analítico.

Ahora en la actualidad, los analistas se enfrentan a una clínica discreta de la forclusión del Nombre del Padre, que se presenta de muy diversas maneras. Necesitamos que se instale un lazo para ver de qué se trata. Por esto la cuestión preliminar es fundamental.

Lo importante en el tratamiento con la psicosis ordinaria, es el momento de la certeza, en ese “Algo quiere decir”, ese impasse que se abre de puntos suspensivos, que algo quiere decir y no se puede rellenar todavía el sentido. Eso es lo que resulta profundamente enigmático.

Cuando el fenómeno elemental toma la forma de un signo discreto, se produce bajo transferencia y puede subsistir durante largo tiempo sin dar nacimiento ni a un delirio ni a una psicosis declarada.

Pero lo que una estructura psicótica no desencadenada tiene de más específico, no son tanto los fenómenos elementales en sentido extenso, sino más bien los modos de compensación y de suplencia. Modos que presentan una fijeza singular y que muchas veces, sólo tienen una diferencia de grado o de color con los síntomas neuróticos.
Entonces: ¿qué son estos modos de estabilización? ¿se podría hacer una diferencia entre compensación y suplencia?
Lacan encara por primera vez el tema de la suplencia en de “Una cuestión preliminar”, en donde dice que la estructura de la psicosis está definida por el nombre del padre. Hay un vacío previo que no logra ser suplido por la figura del profesor…tal. Pareciera ser casi una regla, que una imagen o una figura, sobre todo si es paterna, resulte insuficiente para elaborar una suplencia. Entonces podríamos distinguir suplencia de compensación. La compensación está del lado de lo imaginario, imágenes identificatorias y está indicado como un modo de compensar la forclusión de un significante. Al mismo tiempo que el mecanismo del como sí está indicado como una compensación imaginaria del Edipo ausente.

Podemos decir que el delirio es la forma más elaborada de suplencia a la forclusión del nombre del padre y de alguna manera esa suplencia delirante limita el goce, pero no equivale a la castración, por lo tanto el falo no se inscribe.

¿Cuáles son las características principales de una suplencia? Es una invención singular que opera una pacificación del goce y que conserva el trazo del desfallecimiento que ella viene a remediar. Hay suplencias elaboradas previamente al desencadenamiento y otras que se elaboran con posterioridad.

Pilar nos detalla algunos índices discretos que señala Maleval para ubicar la psicosis ordinaria:
-Índice de la no- extracción del objeto a (manifestaciones clínicas como la emergencia de goce no limitado)
-La carencia del fantasma fundamental (experimenta la sensación de que el otro quiere gozarlo)
-La ausencia de dirección personal, de que no hay algo específico que le interese
-La labilidad de los síntomas (se instala una fobia o rápidamente correrse a una inhibición, indica que el fantasma no está funcionando con su gramática)
-El aplastamiento afectivo, Maleval dice “el fantasma psicótico constituye un montaje imaginario
-El desfallecimiento discreto del capitoneado.
La docente realizó importantes indicaciones clínicas entre ellas que, no es lo mismo el uso neológico de las palabras que el neologismo. Como así también señaló que muchas veces nuestros pacientes encuentran en las escenas analíticas, el montaje necesario para que algo se arme allí, a veces inauguralmente.
Agradecemos los valiosos aportes de Pilar durante esta enriquecedora jornada de trabajo.

Gimena Garibotti
CID San Luis
IOM2

X