viernes , septiembre 24 2021
Inicio / BLOG / “El valor del delirio y la certeza en la psicosis”.

“El valor del delirio y la certeza en la psicosis”.

El día 11 de agosto de 2017, Marcela Finos y Jorge Rodríguez estuvieron a cargo de la clase “El valor del delirio y la certeza en la psicosis”.

Marcela comenzó mencionando el esfuerzo de Lacan en el seminario 3 en ubicar la psicosis en relación al lenguaje. Cita a lacan “que el sujeto en la psicosis pueda reconstituirse”, enfatizando la palabra reconstituirse como clave de lectura. Comenta el caso “marrana”, en el cual Lacan comienza a elaborar el fenómeno de la alusión y el mecanismo. La define como un Fenómeno alucinatorio. Es el modo de hablar que tiene el sujeto indicando su existencia; el Otro esta excluido. El sujeto apela a la alusión para salir de la perplejidad. Hace falta tiempo para restituir la posición subjetiva y un orden del mundo.

Menciona a la Perplejidad y la ubica en la prepsicosis. El sujeto se confronta con la falta de un sgte. Es la aproximación a un vacio. Sabe que hay una sgcion pero no sabe cuál. Es enigmática. Sabe que está dirigida a él.

Como Perplejidad ubica a la Detención del pensamiento, catatonia, mutismo esquizofrénico. Menciona el caso donde se ejemplifica q la perplejidad puede durar instante, horas, días. Puede aparecer un sgte con un peso tal proporcional al vacio enigmático que se presenta en el lugar de la sgcion. La sgcion queda entre paréntesis, enigmática. S1 solo, coagulado, donde la sgcion no se desplega. Lo que viene al lugar del S2 es el delirio.

Sobre el Rigor psicótico menciona que tiene q ver con una exigencia de coherencia, lógica con la cual el sujeto va armando un delirio que aspira a algo universal. En la paranoia aparece el delirio mas sistematizado.

En un cuadro ubica claramente: Vacio de sgcion o enigma – perplejidad – angustia – acto – certeza.
Lacan ubica la angustia con el acto. Acto como modo de tratamiento de la angustia.

Eric Laurent ubica en Lacan tres tipos de estabilización vigentes: estabilización por el acto, por la metáfora delirante, por anudamiento singular de los registros.

Finaliza con la presentación de un caso conocido públicamente, para ubicar el Pasaje al acto psicótico.

Continúa Jorge quien trabaja el saber y delirio en la psicosis y el empuje a la mujer. Menciona la definición etimológica de delirio.

Cita a psiquiatras tales como Esquirol, Falret, Jaspers, exponiendo la definición de delirio. La Psiquiatría posee un carácter deficitario del mismo, negando su faceta creativa. El Psicoanálisis rompe con eso. En el delirio puede pensarse una creación para restablecer el lazo con el mundo.

Colet Soller, define al delirio como proceso de significantizacion en la cual el sujeto permite elaborar o regular un goce que se vuelva aceptable para el sujeto.

Delirio es un fenómeno elemental. Conlleva una sgcion personal. Es un saber inventado como defensa frente a la intrusión de lo real, para regular goce mortífero. El rasgo decisivo para caracterizar una idea como delirante es la certeza.

En relación a la cuestión del saber, en la Transferencia en la neurosis, el sujeto busca un saber en el campo del A. En la psicosis él A no sabe, el que sabe es el sujeto. Se dirige al A para testimoniar su saber. Dos modalidades, erotomanía o persecutoria.

En cuanto a la estructuración del delirio, Maleval da dos orientaciones: Una equipara al delirio como análogo en cuanto a la estructura y producción al sueño. La segunda, el delirio con estructuración propia.

Lacan aclara que el proceso de producción de la psicosis esta sostenido por la forclusion y no por la proyección. La forclusion especifica la psicosis, para descartar la potencialidad psicótica o la génesis somática.

Lacan introduce la paranoia de autopunicion para contribuir a la psiquiatría. El delirio ya por si solo es una actividad interpretativa.

Freud tiene dificultades para aislar el mecanismo de producción de la psicosis. Más allá de eso, plantea 4 contribuciones: el valor del delirio, como tentativa de curación, modo de restitución de lazo con la realidad. El delirio como modo de estabilización.

La lógica del delirio presenta dos fases: angustia, periodo incubación, enigma, perplejidad, fenómeno de despersonalización, y un segundo momento de apaciguamiento el delirio avanza en su construcción. Esto permite pensar el empuje a la mujer que plantea Lacan.

Sobre el Empuje a la mujer, menciona que es un Goce todo, no fálico. No hay inscripción del NP, no se constituyo la figura de excepción, no relación al falo. Es un Goce sin medida, deslocalizado, infinito. Goce sin referencia fálica.

 

Celina Coen

CID San Luis

IOM2

X